top of page
1.png

TAKE ACTION: Thank the EPA for finalizing a strong rule to cut methane & other harmful pollutants from oil and gas operations

President Biden’s Environmental Protection Agency (EPA) recently finalized standards to cut methane and other harmful pollutants from oil and gas operations across the country.  

 

Add your name to this petition thanking President Biden and the EPA for taking bold action to address climate change and protect the health and well-being of our communities.

Dear President Biden and EPA Administrator Regan,

 

We, the undersigned, are writing to express our gratitude for your leadership in finalizing the rule to cut methane pollution and other harmful air pollutants from the oil and gas sector. This bold action is a critical step toward addressing climate change, protecting public health, and creating new jobs. 

 

These common-sense protections address one of the single largest sources of climate-destabilizing pollution in the U.S. and the world. Methane is 80 times more powerful at warming the climate than carbon dioxide, and over one-third  of the warming the world is experiencing today is due to methane emissions from human activities.

 

Reducing methane emissions is essential to keep global warming to 1.5 degrees celsius, slow the rate of climate change, and prevent its worst impacts such as more extreme weather events. The EPA estimates that this rule will prevent an estimated 58 million tons of methane emissions from 2024 to 2038, getting us ahead of the current 20-year time horizon for reaching 1.5° of warming.

 

In addition to its climate benefits, this rule will also improve air quality and protect public health. Methane gas is emitted from oil and gas equipment alongside other dangerous emissions, including smog- and soot-forming volatile organic compounds and air toxins like benzene, a human carcinogen. These pollutants disproportionately impact the health and safety of low-income communities and communities of color in places such as Southern California, Texas, Louisiana and Northwest New Mexico as well as low-income communities and the elderly in Appalachia. EPA’s rule will reduce substantial quantities of these emissions in addition to methane.

 

By cutting methane, we also reduce exposure to volatile organic compounds that can worsen asthma, cardiovascular disease, respiratory disease, and lead to a suite of other health problems. The EPA estimates that this rule will avoid up to 1,500 premature deaths and 100,000 asthma attacks each year. With critical and enforceable safeguards in place, we can help protect environmental justice communities and those living on the frontlines by reducing the exposure to pollution of workers and the communities living closest to extraction.

 

This rule is also a win for the economy. The transition to a clean energy economy is already underway, creating new jobs and economic opportunities across the United States. This new methane emissions rule will further accelerate this transition by encouraging the development and deployment of innovative methane detection and mitigation technologies. An analysis by the BlueGreen Alliance found over 10,000 net direct and indirect jobs a year will be created by efforts to reduce methane emissions in the oil and gas sector through 2035. 

 

We commend you for taking this bold action to address climate change and protect the health and well-being of our communities. Now the work begins to ensure effective implementation of these federal rules. Speedy adoption and significant enforcement by regulatory agencies is essential to protect the climate and the health of environmental justice communities, oil and gas workers, and those living on the frontline of extraction. 

 

Thank you for your leadership.

 

Sincerely,

2.png

ACTÚA AHORA: Agradece a la EPA por finalizar una regla sólida para reducir el metano y otros contaminantes dañinos de las operaciones de petróleo y gas

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) del presidente Biden finalizó recientemente normas para reducir el metano y otros contaminantes nocivos de las operaciones de petróleo y gas en todo el país.

 

Agregue su nombre a esta petición agradeciendo al presidente Biden y a la EPA por tomar medidas audaces para abordar el cambio climático y proteger la salud y el bienestar de nuestras comunidades.

Estimados presidente Biden y administrador de la EPA Regan:

 

Nosotros, los abajo firmantes, les escribimos para agradecerles por su liderazgo al haber finalizado la regla definitiva con el fin de reducir la contaminación por metano y otros peligrosos contaminantes del aire derivados del sector del gas y el petróleo. Esta medida audaz es un paso fundamental para abordar el cambio climático, proteger la salud pública y crear empleos nuevos. 

 

Estas medidas de protección sensatas abordan a una de las fuentes de contaminación desestabilizadoras del clima más grandes en los Estados Unidos y el mundo. El metano es 80 veces más potente para el calentamiento climático que el dióxido de carbono y más de un tercio del calentamiento que el planeta sufre en la actualidad se debe a las emisiones de metano derivadas de las actividades humanas.

 

Reducir las emisiones de metano es fundamental para mantener el calentamiento global en 1.5 grados Celsius, frenar el ritmo del cambio climático y evitar sus peores impactos como los fenómenos meteorológicos más extremos. La EPA estima que esta norma evitará aproximadamente 58 millones de toneladas de emisiones de metano desde 2024 hasta 2038. De ese modo, nos adelantaríamos con respecto al horizonte temporal actual de 20 años para alcanzar un calentamiento de 1.5°.

 

Esta norma, más allá de tener beneficios climáticos, también mejorará la calidad del aire y protegerá la salud pública. El gas metano se emite desde los equipos de gas y petróleo junto con otras emisiones peligrosas, incluidos los compuestos orgánicos volátiles que generan smog y hollín, y las toxinas del aire como el benceno, que es un carcinógeno humano. Estos contaminantes impactan de manera desproporcionada en la salud y la seguridad de las comunidades de bajos ingresos y las comunidades de color en sitios como el sur de California, Texas, Luisiana y el noroeste de Nuevo México, como así también las comunidades de bajos ingresos y las personas mayores en los Apalaches. La norma de la EPA reducirá grandes cantidades de estas emisiones, además del metano.

 

Al reducir el metano, también disminuimos la exposición a los compuestos orgánicos volátiles que pueden empeorar el asma, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades respiratorias, además de desencadenar una serie de otros problemas de salud. La EPA estima que esta norma evitará hasta 1,500 muertes prematuras y 100,000 ataques de asma por año. Con medidas de protección fundamentales y aplicables vigentes, podemos ayudar a proteger a las comunidades de justicia ambiental y a las que viven más expuestas al reducir la exposición a la contaminación de los trabajadores y las comunidades que viven más cerca de las extracciones.

 

Esta norma también será una victoria para la economía. La transición hacia una economía de energía limpia ya está en marcha, y genera oportunidades económicas y empleos nuevos en todo Estados Unidos. Esta nueva norma que regula las emisiones de metano acelerará aún más esta transición al fomentar el desarrollo y la implementación de innovadoras tecnologías de detección y mitigación del metano. Un análisis de BlueGreen Alliance reveló que se crearán 10,000 empleos directos e indirectos por año gracias a las iniciativas para reducir las emisiones de metano provenientes del sector del gas y el petróleo hacia el 2035. 

 

Los elogiamos por tomar esta medida audaz para abordar el cambio climático y proteger la salud y el bienestar de nuestras comunidades. Ahora empieza la tarea de garantizar la implementación eficaz de estas normas federales. La adopción rápida y la aplicación significativa por parte de los organismos reguladores son fundamentales para proteger el clima y la salud de las comunidades de justicia ambiental, los trabajadores del sector del gas y el petróleo, y quienes viven más expuestos a las extracciones. 

 

Gracias por su liderazgo.

 

Un Saludo,

bottom of page